“Ya no me gustan, porque se vendieron”: El flagelo de ser un sacohuea.

De un tiempo a esta parte se ha vuelto algo recurrente escuchar a gente deciendo que tal grupo o artista no le gusta “porque ahora les gusta a todos” o porque lisa y llanamente “se vendieron”.

¿Qué lleva a la gente a caer en tamaña estupidez? ¿Cuáles son los motivos que me llevan a caer en considerarlo una estupidez? Léalo en lo que sigue…

A veces me cuesta entender a la gente más de lo que me gustaría. Trato de ponerme en el lugar de la otra persona recurrentemente, pero ante este tipo de situaciones mi empatía se ve superada por un gran signo de interrogación.

Me parece súper válido emitir críticas contra un grupo cuando, por ejemplo, desde que firmaron con una disquera transnacional y se vieron restringidos o exigidos de distinta manera, perdieron su esencia o la gracia que alguna vez tuvieron. Porque eso pasa mucho. Y va a seguir pasando.

Pero hay gente que de frentón cae en la estupidez. Esa gente que cuando conoce a un grupo desde que eran ultra underground y nadie los cachaba le gustaban mucho, y cuando ese grupo pasa al bando de los mainstream pierden el interés.

Y como ando en volá de hacer cosas por la ciencia (?), estuve reflexionando sobre el tema durante este fin de semana santo, anotando en un papelito las conclusiones al peo a las que llegué:

1) Si estamos hablando de algo que te deja de gustar cuando se masifica, estamos hablando básicamente de una aversión a seguir la moda. En este sentido, tenemos dos problemáticas:

a) Se suponía que, algún tiempo atrás, la moda era algo a lo que todos aspiraban. Estar a la moda representaba, sobre todo, algún tipo de inclusión social, que permitía la mejor adaptación de los individuos a su entorno. Sentirse parte de algo, por decirlo de otra manera.

b) En una sociedad de consumo tan masificada como la nuestra, donde la moda ya no es sólo local, sino también mundial, ha adquirido reciente importancia la diferenciación. Al carajo con sentirse parte de un grupo, lo que ahora importa es ser “especial”, “diferente”, porque se supone que el diferente tiene algo que la masa no tiene, lo cual, de alguna manera, vendría a darle un estatus de hueón bacán y hay que celebrárselo.

¿Conclusiones? El punto (b) es algo a lo que cada vez más babosos aspiran, por ende ¡bingo! La anti-moda hoy en día es una moda. Tal cual. Es cosa de ver el fenómeno de la ropa: cuando todo el mundo compraba ropa en los malls y unos pocos empezaron a comprar ropa en la ropa usada eran súper bacanes, pero hoy en día hay tanto huevón vistiéndose así que se puso de moda, y ahora tenemos un Santiago plagado de tiendas Orange Blue y Nostalgic, lugares donde además de venderte ropa usada, te cobran un ojo de la cara por ella (¡hey, había que aprovechar la oportunidad de negocio!).

Lo que pasa en este sentido con la música yo no creo que diste mucho, en todo caso. Sobre todo si pensamos en el fenómeno del indie (a.k.a. shúpers), esa tribu urbana de cabros que efectivamente se visten en la ropa usada y que escuchan bandas que muy poca gente conoce, pero cuando alguna de ellas adquiere mayor connotación mediática ¡horror! hay que huír, o en su defecto, adoptar un discurso del tipo “sí, sí me gustan, pero sus primeros discos son los mejores, ahora que se vendieron ya no son como antes”.

2) Sobre este último punto: ¿habrá alguna huevá más idiota que decir que un grupo “se vendió”? Como señalé anteriormente, sé que hay grupos que han bajado su calidad luego de hacerse famosos, pero también hay casos donde sucede lo contrario. Por otra parte, ¿quién chucha no se vende h0y en día? Todos nos vendemos. Por algo trabajamos y recibimos una remuneración a cambio. En último término, decir que un grupo se vendió es básicamente que puedan empezar a vivir de la música y no hacer música en el rato que les quede libre entre las otras obligaciones y trabajos donde ganan la plata que necesitan para sobrevivir. Porque le informo a los sacohueas: todos necesitamos plata para vivir, incluso los músicos.

3) Volviendo al punto de la moda: usualmente la gente que desprecia la música que es demasiado popular tiende a calificar de “poseros” a quienes la escuchan (say hi, rockero refiriéndose a cualquierartistapop). Pero ¿acaso es menos pose creerse con el deber moral y ético de calificar al otro como un posero? Por tanto, luego de la paradoja moda/antimoda, tenemos una segunda paradoja: decir que el otro es posero, también es una pose. Lo siento, chiquillos.

4) Usualmente, cuando tenemos a estos seres que critican con tanto ahínco a ciertos grupos o artistas porque se masificaron o porque se fueron a una gran disquera, es cosa de preguntarles un poquito más para que elaboren acerca de sus motivos para cachar que empiecen a balbucear y a no saber muy bien en realidad qué cresta están diciendo. Como diría A. Giddens, “las convicciones no se debilitan por ausencia de un fundamento definitivo, sino por la torpeza argumentativa”.

5) Estoy considerando a la música básicamente como un bien de consumo. Ni siquiera como un bien de consumo físico, sino básicamente simbólico. ¿A qué voy? Pues a que, considerando lo expuesto anteriormente, podemos concluir de manera obvia que aquella persona que deja de gustar de determinado artista simplemente porque se hizo conocido es una persona a la cual no le gusta la música, sino que lo que ella representa. Le gustaba ese grupo muy desconocido y under porque lo hacía ver más cool, pero como no lo hace ver tan cool el gustar de algo que ya todos conocen de sobra, entonces lo deja de lado. Sostengo, con firmeza, que esa gente no es gente fanática de la música. Son los peores poseros de todos. No nos hagan creer que son melómanos, por favor. Porque puta que manosean últimamente esa palabra.

Como conclusión, he de decir que creo que en estos casos se manifiesta de manera nítida, una vez más, el egoísmo inherente de nuestros tiempos. Si un artista hace buena música, ¿por qué es malo que lo conozca mucha gente? Me parece más idiota el que anda buscando cuidar su perfil underground que aquel que disfruta legítimamente de la música sin importarle si le gusta al del lado o no. Tener que fijarse en esas cosas para poder definir una identidad “especial” de verdad te hace ser una persona muy, muy triste.

Saludos!

Anuncios

23 responses to ““Ya no me gustan, porque se vendieron”: El flagelo de ser un sacohuea.

  • Boo

    Eso fue lo que pasó básicamente con Metallica. En algún momento escuché a varias personas quejándose porque en algún momento vieron a Hetfield saliendo de una tienda Armani. Y uno puede quejarse que St. Anger es un disco mal mezclado, pero ¿importa algo que el tipo se compre ropa cara? Incluso apareció en uno de esos compilados de VH1 de “los ASDF momentos menos rockeros de la música”.

    Ahora bien, para mi la expresión “posero” pasa más por un asunto de actitud incongruente frente a la vida. O sea, si te gusta la música A, B y C, bien por ti, disfrútala. Pero no me digas que eres un “real-truly-metalero” de los que usan muñequeras y poleras negras pero que “baila X wea en las discos” (probablemente con la excusa de “si todos lo hacen”). O sea, si te gustan las dos weas es cosa tuya y bien por ti, pero no digas una cosa y hagas otra.

    No sé si la segunda parte se entendió. Espero que sí.

    • Fran

      jajaja sí, se entendió! Y es otra manera de verlo, que me hace sentido también.

      Gracias por comentar!

    • sylvester estanoly

      A ver… si te gusta mucho el metal y te bailas una cumbia en la fonda,¿no pudes llamarte metalero?

      • Fran

        No entendiste parece… lo que sostiene el chiquillo que comentó más arriba es que es posero el que, ponte tú, la VENDE de metalero y la VENDE de que odia a la cumbia y la inferioriza pero en el fondo igual se le mueve la patita. No se trata de llamarte o no llamarte metalero… puedes llamarte metalero perfectamente y escuchar su cumbia de vez en cuando, porque ahí estarías refiriéndote a lo que son tus gustos predominantes nomás. Lo penca es tener un discurso talibán auto-impuesto que se contradiga con ello.

      • sylvester estanoly

        parece que entendi bien, sorry, pero lo otro es interpretacion tuya. mejor que contestara el chiquillo.

  • paulina

    no lo puedo creer. amén!!!!!!!!
    no podría estar más de acuerdo con todo lo que dices. sobretodo el punto 3) ajaja, saludos!!

  • constonta

    Ay, fran. Tú sí que me entiendes.

  • Felipe

    Cualquier color. Recuerdo perfectamente, en una discusión en la que participó también Julio sobre cuál era el mejor disco de 2005, y éste dijo: System of a Down, tu te cagaste de la risa y argumentaste “es que un disco de SOAD no puede ser disco del año pos weon”. Creo que es una situación similar.

    Mucho dardo pos fran, como que encuentro que te estai tratando de apartar de estos “sacohueas” con tanta afirmación taxativa sobre ellos, siendo que al final todos somos weones que vivimos el mismo puto mundo y a todos nos gusta diferenciarnos de una u otra manera, en tu caso, “tirandole dardos a los sacohueas que quieren diferenciarse, dejando bien en claro que nosotros no somos así, somos distintos, y podemos escuchar a Devendra Banhart y Backstreet Boys al mismo tiempo, reconocerlo, y no morir socialmente en el intento”.

    Jajaja, lo siento frani, ante tanta mierda situándote más allá del bien y el mal, me dan puras ganas de tirarte dardos, lo siento. Pero te quiero igual.

    Tu turno.

    • Fran

      La zorra! Si tampoco me pongo en el lugar de la weona que está bien y que no tengan nada que criticarle, es simplemente lo que opino, y la opinión que gatilló que escribiera esto fue un intercambio de ‘ideas’ vía Fbook, donde alguien efectivamente decía que no sabía si cierto grupo le gustaba simplemente porque LE GUSTA A TODOS. Por eso fue que se me ocurrió hacerlo.
      Por eso digo, que al final todo es una pose, entonces tratar de posero a otro como que no hace mucho sentido.
      De todas maneras, qué querís que le haga poh, es lo que opino. Yo no estoy mejor que los demás, simplemente ocupo mi espacio pa decirlo 🙂
      No sé si estoy más allá de la mierda. En volá es sólo que me dí cuenta que estoy metida en la mierda, porque ya el hecho de dar ese paso cuesta.
      Y no me vengai con argumentos del 2005, porque desde ese entonces hasta ahora, creo que soy otra wna, sinceramente xD

      Gracias por pasar y comentar. Yo también te quiero! ❤

  • Vladimir

    Creo que la idea más interesante la tocas sólo tangencialmente en el punto 5: la música como bien de consumo.

    A mucha gente le incomoda pensar en el hecho de que el rock n roll es uno de los hijo pródigos del capitalismo y que la única razón por la que pudo mantenerse -como un ritmo primero y luego como una cultura o un cúmulo de subculturas- es porque fue excelentemente marqueteada y vendida. De ahí que la máxima aspiración contracultural del rock ‘n roll pueda llegar a ser microcapitalista, pero nunca revertir el sistema, porque lo reproduce en cada single nuevo…

    PERO EN REALIDAD lo que quería decir es que es precisamente el hecho de que la música pop sea un bien de consumo (industria cultural) lo que responde a tu reclamo. En tanto es producto del capitalismo, La música pop es esencialmente fetichista: le asignamos una valoración que excede al objeto en si.

    De ahí que la valoración social respecto al discurso sobre uno que construye el escuchar o no escuchar tal o cual cosa sea parte integra del proceso de consumo de musica. Puede que sea hueá, pero si lo pienso un rato no me queda claro si es taaaaan condenable. principalmente porque considero que el consumo de música pop va más allá de la mera música; es consumir imágenes, ideas…en el fondo es un consumo que no está aislado del contexto social en el que ocurre.

    Entonces es una pendejada, pero igual creo que la entiendo…Aunque no me queda claro si se entendió lo que estaba tratando de decir

    • Fran

      Sí, creo que entiendo a lo que apuntas, pero no me llamó la atención ahondar en el punto que mencionas básicamente porque creo que ya lo toqué en el post sobre la publicidad, en el post sobre el virtuosismo técnico, en el post sobre los placeres culpables y en el post sobre el merchandising, y desde perspectivas distintas, es decir: la música como consumo simbólico en sí misma y la música como coayudante en el consumo simbólico de otros bienes. Siempre que escribo sobre estas cosas dejo en claro que estoy hablando de la música como bien de consumo simbólico, ¿cashai? Siento que a estas alturas sería muy redundante centrarme en eso de frentón. Creo yo nomás po jajaja.
      Pero sí, te encuentro razón, demás que en una sociedad de consumo es “entendible”, pero no por eso lo encuentro menos huevón. Después de todo, todos hacemos cosas huevonas todos los días, el punto es que estamos tan condicionados que ya ni siquiera nos damos cuenta.

      Gracias por leer y comentar!

      Saludos!

  • andreZoolander

    Estamos en tiempos en que tu conocimiento musical equivale al tamaño del disco duro de tu iPOD (porque maldito sea el que tiene un Sony o Fujitel). Basta que el aparato se sincronice con lo que dejaste bajando en la noche y voilà “I know kung fu” dijo Neo. Pero desde que tengo memoria, cuando me deja de gustar una banda/solista es porque ya no tengo feeling, y hay veces que basta una pasada rápida por el disco para percatarme. El primer ejemplo que se me viene a la mente es Incubus:
    S.C.I.E.N.CE. = CTM!
    Make Yourself = Oh, saben componer de manera mas compleja, teniendo la misma energía del anterior.
    Morning View = Se hicieron boy band, basta recordar el primer video que sacaron con las minas persiguiéndolos por el puente.
    Pasó, pasa y pasará, por eso no hay que hacerse mala sangre. Hay tanta huea pa escuchar que ya no me complica como antes que conocía una banda nueva por mes. Creí que esto de los “poseros” y weas se había acabado con el auge del hip-hop en Chile a principio de los 90, pero por lo visto seguimos igual de cabros shicos.

    • Fran

      jajaja me pasó lo mismo con Incubus! es que el cambio entre el SCIENCE y al Morning View sonoramente es bien considerable…

      Y no te extrañes, sigue habiendo gente así, y seguirá habiendo. De hecho, como menciono en un comment más arriba, fue una situación puntual la que me llevó a escribir esto, no fue simplemente que se me ocurrió de la nada.

      Saludos, y gracias por leer y comentar 😉

    • chulini

      SCIENCE es mi disco favorito de la vida 4 ever.
      Ahora ni he escuchado los discos despues del morning view xD

  • Boo

    @sylvester estanoly: Para responder entramos en el asunto de definiciones.

    Para mí un metalero que baila cumbia no es metalero. Si bailas axé, regeton o salsa, no lo eres. Punto. Puedes escuchar la música que quieras, pero para mí si te dices metalero y tienes unas canciones de Arjona esconcidas en tu reproductor mientras vas con la polera negra mirando al mundo con cara de malo, no eres un metalero. Eres una persona normal que escucha música variada y bien por ti. Pero si te pones tu tu polera de Iron Maiden y vas a bailar regeton a la disco, estás siendo (según mi punto de vista) incongruente.

    Una persona puede escuchar la música que se le antoje. No por escuchar hip hop soy hiphopero. Estaremos de acuerdo que la definición de “hiphopero” incluye algo más que música en los audífonos, incluye un modo de vestir, de hablar, de ser, de pensar. ¿Haz visto un video de algún grupo de metal o funk o de baladas románticas donde aparezcan los músicos con armas y poniendo caras de “gangsta maderfaca”? Si ese video existe, yo no lo he visto. Forma parte de lo que es esencialmente el hip hop masivo gringo.

    El tema de las etiquetas da para muy largo, pero cuando definimos estilos no es sólo música, es toda una parada de identificación grupal relacionada con esa música, con una estética, una actitud, un modo de ser. Si me cago en la bandera no puedo llamarme patriota, o al menos tengo que entender que molestaré a aquellos que respetan los símbolos patrios. Si me dices que puedes cagarte en la bandera y ser patriota, entonces tenemos opiniones muy distintas de lo que significa “patriota”.

    Otro ejemplo de lo mismo. Si eres católico, tienes que ir a misa y respetar los sacramentos. Si no lo haces no eres católico, como mucho puedes decir “Soy católico a mi manera”, que en realidad significa que no lo eres pero prefieres decir que sí.

    PD: Anticipo una respuesta del tipo “escucho metal desde los 3 años y puras bandas desconocidas ultrapesadas y soy super metalero y nada me impide bailar cumbias”.

  • Vladimir

    @Boo:

    ¿pero no es precisamente porque el ser “metalero”, “hip-hopero”, “mod”, “swing-kid”, etc, trasciende el hecho de simplemente oir una música – lo que se define como ‘subcultura’- que el mero acto de escuchar algo distinto de tanto en tanto no debiese ser un obstáculo a la hora de autocatalogarse?

    Y es una postura un tanto peligrosa creo, porque si todos se pusieran así de dogmáticos y endogámicos ninguno de esos estilos – ni ningún estilo- podría haberse desarrollado y en el caso del metal, todo seguiría sonando como Black Sabbath/Blue Cheer/Deep Purple…

    digo yo..

  • sylvester estanoly

    @boo

    no para nada, lo mio es el asesinato serial. te lo preguntaba pq hace tiempo no escuchaba a alguien dar una definicion de grupo tan “dogmatica” como refiere vladimir.
    y te encuentro razon.
    gracias por la respuesta.

  • El

    Quería sumarme a la discusión sobre el metal.

    Y al contrario de Boo, yo creo que es evidente que todo metalero tiene sus “incongruencias”: dicen ser metaleros consecuentes pero igual escuchan, no sin cierta culpabilidad, grupos comerciales, o dejan un reggaeton sonando por más segundos de lo que sus pares permitirían si estuviesen presentes. En definitiva no existe el “verdadero” metalero, ni the true hip hoper ni la wea que se le ocurra ser a la gente, están, estamos, todos llenos de incongruencias (algunos saben “embrace them” otros viven sintiéndose culpables).

    De hecho, los metaleros, sobre todo los “verdaderos”, se parecen mucho a los católicos. Tanto como los comunistas a los fascistas, la misma wea pero con diferente discurso.

    Varios de los que se autocasillan en algún grupo en particular se atribuyen ciertas carácterísticas propias (y mejores) sobre el resto, lo que les permite, como decía la autora del post, denostar a los “otros” faltos de esos atributos. Lo que también considero que es una wea.

    Creo yo que la calidad musical no viene definidad por la afiliación a un determinado género musical, así como tampoco creo que la rectitud moral venga de la mano con alguna afiliación religiosa, no por ser católico e ir a misa se será mejor persona que aquel que no lo hace (como lo demostró el caso Karadima y muchos otros), no por ser católico pero no ir a misa se sera peor persona tampoco (obviamente).

    Y sobre la industria cultural ahora me da paja discutirlo, Horkheimer y Adorno me dejaron chato y no me siento particularmente dialéctico hoy.

  • Boo

    @Vladimir: La primera pregunta que planteas la considero un punto de vista válido que no tengo interés en refutar.

    Sobre la segunda, me parece que no es sensato comparar a los creadores de música con quienes se limitan a escucharla. Lo mismo pasa en cualquier arte, en que el artista debe nutrirse de una variedad de fuentes de inspiración.

    Si me gustan los libros de misterio, no creo que tenga que leer también de otros temas para “diversificarme”.Serían los autores de estas novelas los que deberían buscar inspiración en otros géneros para adaptarlos al propio. En el caso de la música creo que debería funcionar igual.

  • 4s

    Yo comía charqui cuando nadie comía charqui. Ahora todos comen charqui. Te odio charqui.

    pd: sebirijiwi wuz jir at laik faiv , ji was estading som flaks for a conshrol

  • Javier

    [De un tiempo a esta parte se ha vuelto algo recurrente escuchar a gente deciendo que tal grupo o artista no le gusta “porque ahora les gusta a todos” o porque lisa y llanamente “se vendieron”] jajaj creo que esto ya ocurría en la época de Vivaldi! “Zup’ vivaldi…playing about seasons?…you silly bastard”

  • Sebastián

    El problema es que hay bandas que nacen con una ACTITUD underground y hasta predican sobre eso…y después se venden. Sí, todos tenemos que comer, pero hay bandas under en las cuales los integrantes trabajan en algo aparte de la banda, aparte del trabajo musical.

    Es un tema de actitud nomás, insisto. Concuerdo contigo -en que es de saco hueas decir eso- siempre y cuando la banda que te gusta no haya predicado mucho de under o algo. Si tú conociste a la banda así, con una postura filosófico/política/estética diferente y desafiante a la del status quo, con un proyecto enlazado a lo anterior en sus letras y en su música, no puedes esperar que se reaccione bien frente a un cambio así. En fin, en último término es decisión de la banda.

    Y el tema de “me gustan los primeros discos”…qué tiene, habiendo casos tan ciertos como…Interpol, por decir algo. El TOTBL, p. ej., no tiene mucho que ver con sus secuelas, que no tienen la misma apuesta estética, no crean la misma atmósfera, etc.

    En fin, igual está güena la cosa, salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: