Merchandising y Fanatismo

Desde hace ya un buen rato que me llama muchísimo la atención la gran cantidad de artículos de merchandising que son capaces de comprar los fanáticos de ciertos estilos de música. Para ser sincera, siento que debo reducir mi objeto de análisis simplemente hacia el fanático del rock. ¿Por qué? Pues porque es en ése público donde los negocios típicos que es posible encontrar en lugares como el Eurocentro o Portal Lyon (acá en Santiago) han hallado un nicho notable de público, y por lo demas permanente e imperecedero.

Basta salir a la calle para toparse con decenas, tal vez cientos, de personas ya sea vestidas con una polera, chapitas, parches en la mochila o muñequeras alusivas a algún grupo musical en particular. Y bueno, yo al menos no suelo toparme con fanáticos de la música clásica, del jazz, folklore o inclusive algo más cotidiano como el pop, que expresen su agrado o fanatismo hacia esa música vistiendo una polera que traiga un tremendo estampado que me lo deje en claro y que no me quepa duda al respecto.

Pero si pensamos en justificaciones para este fenómeno, que no es de data reciente y que no vislumbra fecha de vencimiento para un futuro cercano, podría ponerme tal vez un momento en el lugar del rockero promedio que se viste así y pensar “ah… es que lo que pasa es que con el rock se genera una conexión mucho más cercana entre la música y la persona, porque para el rockero una de las cosas más importantes en la vida es la música”. Ok, puede ser, pero depende del punto de vista con el cual comparemos. Tal vez al fanático promedio del pop no le importe tanto “la música” en sí, porque no es un gran consumidor de música y le basta con lo que tocan en la radio para sentirse satisfecho, pero ¿qué pasa en el caso de aquellos amantes del jazz o de la música clásica? Me parece que es posible encontrar tantos o más melómanos en esos dos estilos que en el mismísimo rock, pero ¿necesitan enrostrárselo al mundo cada vez que salen a la calle? No.

Entonces, ¿por qué la necesidad de vestir así? ¿Nos hace más rockeros ponernos una polera de un grupo rockero o acaso nos hace menos rockeros no vestirnos de negro? ¿En qué minuto la música pasa a definir nuestra identidad y nuestra imagen? Al fin y al cabo nuestra imagen proyecta lo que somos, está comunicando algo sin siquiera que conozcamos al otro, nos da señales que interpretamos y procesamos, y dichas señales nos dan parámetros para generar expectativas respecto a los otros individuos en la sociedad. Recuerdo cuando estaba haciendo fila en el recital de Katatonia (que comenté acá) y los tipos comentaban las poleras que lucían las otras personas, y aquel que tenía la polera más original era más ‘bacán’, y el de la polera de cuneta era ‘penca’.

Tal vez haya en eso algo relacionado con el rango etario. Hablando en términos muy generales, el rock está más bien asociado a la adolescencia y la juventud, al ímpetu de querer expresarse y romper con lo establecido (de ahí su carácter de rebelde, que me parece discutible y relativo según el sub-estilo de rock del cual estemos hablando, claramente), a esa etapa de la vida donde, precisamente, estamos tratando de encontrar nuestro lugar en la sociedad y construyendo una identidad. Podrían decirme en este punto “¡Ah, pero también hay rockeros más viejos!”, lo cual es cierto, pero usualmente partieron siendo rockeros cuando jóvenes. Que ese espíritu lo sigan teniendo vivo y latente habiendo transcurrido tantos años, es otra cosa.

Pero más allá de las preferencias musicales y la constitución identitaria en torno a ella, hay una segunda lectura sobre esta práctica que me parece igualmente relevante, pero usualmente pasada por alto. Y es el factor de utilización instrumental en que incurren la industria musical o los grupos musicales (pues no sé dónde se origina el fenómeno, si alguien sabe le agradecería más información al respecto). ¿A qué me refiero con esto? Simple: al final, si hacemos una lectura desde la música hacia el consumidor de música, ¿con qué nos encontramos? Pues con que las poleras, chapitas, muñequeras, stickets, parches, etc., son lisa y llanamente PUBLICIDAD. Al final, se produce una especie de simbiosis en los significados atribuibles a dichas prácticas (la utilización de aquellos adminículos), donde el que usa esa vestimenta, por una parte comunica su propia identidad en ese acto (‘¡Hey, me gusta Metallica, me gusta Iron Maiden, soy metalero, deal with it!’), pero por otra parte, y en la cara más silenciosa del asunto,  se transforman en pendones móviles vivientes que caminan por la ciudad haciéndole publicidad a dichas bandas. En suma, y por increible que suene: los fanáticos de rock pagan por hacerle publicidad a sus bandas favoritas.

Y es que si por un lado tenemos que quien usa esas poleras o esa ropa se siente cómodo porque es lo que lo representa, por otra parte, eso no es nada más ni nada menos que una forma de publicidad, que, efectividad más, efectividad menos (hay algunas personas que más que publicidad hacen ‘anti’ publicidad, porque si ves a un perno ñoño con una polera de Dir en Grey no te van a dar ganas de escucharlos… de hecho por eso nunca los he escuchado (L)), en algún punto inciden en la masificación de la banda en cuestión. Esta estrategia la he visto a nivel local inclusive entre amigos y cercanos, quienes muchas veces usan poleras de grupos emergentes locales, como modo de empezar un ‘boca en boca’ que culmina con el que no conoce al grupo escuchándolo y, por qué no, pagando una entrada para ir a verlos tocar o comprar un disco inclusive (sí, hay gente que aún compra discos). Ya, ok, son grupos que se están dando a conocer, pero ¿qué objeto tiene hacerle publicidad a un grupo mundialmente conocido, que vende millones de discos y que están podridos en plata?

Por definición, el merchandising es básicamente una estrategia de márketing para hacer más rentable un negocio. Pero tengo la sensación de que usualmente se pasa por alto eso en el caso del consumo de artículos relacionados con ciertos grupos de música. Tal vez sea precisamente porque la persona paga por ese adminículo, lo usa, y con ello le hace publicidad al grupo en cuestión, pero por otra parte para esa persona también hay un beneficio asociado a ello: transmitir quiénes son, definirse.

A lo mejor muchos dirán que compran esos artículos porque les parecen agradables estéticamente. Y no los culpo. No los culpo básicamente porque creo que ni siquiera se han detenido a pensar un momento en aquello en contexto. Tampoco los culpo por no haberse detenido a pensar un momento en aquello en contexto. De hecho, simplemente quise escribir esto para plasmar una inquietud que tengo hace tiempo, por una parte, y por otra, saber qué opinan uds., los que consumen esos productos, sobre esa compra.

Tan simple como eso.

Espero sus comentarios u opiniones.

Saludosh!

Anuncios

9 responses to “Merchandising y Fanatismo

  • Tanganathrash

    yo em compre la primera polera de banda cuando fui a metallica en enero del año pasado, a los conciertos que habia ido antes habia ido asi nomas, tampoco es que me haya preocupado tanto el ir vestido con una polera de metallica peropasar un poco mas desapercibido entre la masa no está demas jajaja, porque cuando fui a escape andaba con una polera verde media fosforecente y resaltaba arto entre los punketas que andaban ahi. Pero ahora que tengo como 3 de metallica, que me las regalaron en navidad… ya me aburri de ponermelas. ademas de porque estan mas que repetidas e igual es penca toparse con alguien en la calle o en el metro que lleve tu misma polera. Me hice una de Alice in Chains y esa me da gusto ponermela porque se que yo nomas la ando trayendo jajaja y como es blanca pasa piola pal verano, no em cago de calor vistiendo de negro.
    Pero también una observacion… no estoy ni ahi con ir a comprarme poleras al mall y andar vestido como flaite o lo que sea que está de moda… digamos que no hay mucha oferta de vestimenta que “sea del gusto de los rockeros” ademas de andar con poleras de banda…. onda vai al mall y sali vestido de flaite… vai a la ropa americana, que de paso ya no es ni barata, y sali hecho todo un hipster ajjajja asi que nose, personalmente prefiero andar con poleras de bandas a andar vestido con las poleras que venden en los mall o tiendas que estan mas que repetidas.

  • Javier

    usar poleras metaleras en cuma! y sobretodo si es de iron maiden y hecha en perú

  • Patricio Estrella

    Esto del merchandising es un negocio que no tiene para cuando desaparecer.
    Yo personalmente me considero un consumidor de merchandising de rock , lo reconozco, pero solo poleras, ¿porque? porque igual me siento identificado ,hay veces es que dan ganas de expresar tu sentimiento por la música y creo que estéticamente es entretenido andar con una polera -siempre original, en el sentido del diseño-de alguna banda que te guste, no veo mucha diferencia con recomendar una canción o escribir sobre un grupo que te guste, desde tu punto de vista es publicidad, si, claro que lo es, ¿pero acaso no es publicidad también recomendar un disco a un amigo?, ¿publicar una lista de canciones y mostrarlas? ¿poner un video en FB o ese tipo de cosas? Viéndolo desde esa perspectiva todos somos promotores de algo siempre en la vida.
    No creo que sea algo malo o ridículo, al contrario,es la cultura del rock y eso jamás va a cambiar, quizá llegue un momento en que deje de usar estas poleras, el negro aburre siempre, también es choro una polera con un diseño original, de un color mas vivo pero que sea algo de una banda de tus favoritas, algo no tan representativo como la portada del disco,puede ser una imagen de contraportada o un diseño mas original.
    Ahora hay extremos, esa gente con la cara tapada por tatuajes o chapas colgando hasta de las orejas es fanatismo u obsesión hasta patética, y cuando la cosa pasa de pasión a moda o ‘rebeldía momentanea’ ya se torna fome y se chacrea.
    Además es estúpido eso de la comparación o pensar quien es mas rockero por llevar una polera mejor que otra, si al final creo que el que es de verdad no necesita demostrarlo con poleritas, pero como te decía es parte de la cultura y a mí me gusta… so what??

    Saludos Fran, sigue con tu blog que está muy bueno.

  • Cocteau

    Creo que toda corriente musical que influye en la apariencia, la actitud o la pose de un weón es una soberana mierda. Yo por ejemplo no les compro la pará a ni un rockero ni hip-hopero ni nada, es casi tan fácil producirte para demostrar que pertecenes a un estilo como lo es comprarte ropa en corona.
    Aparte que no entiendo a los pendejos que gastan plata en pulseras con puntas, pañuelos, chapitas, poleras y weás. Y nunca en su puta vida se han molestado en comprar un CD original de Good Charlotte…o Poison, no se.
    Después sigo.

  • Sebi

    Va más allá. Va en que supuestamente el rock encierra algo más que una corriente musical y creer que en su discurso hay una filosofía común a todas las bandas. Qué es el rock? Nadie está seguro pero todos asumen que es algo. Que es ser rockero? Lo mismo, se asume que existe el ser rockero y cada uno lo interpreta distinto, pero la mayoría asocia que ,en parte, va relacionado con vestir de X forma.
    Al final los que más pican son los adolescentes huérfanos de ideas e identidad… lo que es normal en la adolescencia pero ya medio aweonaitor después de los 20.

    Ya no es “la música” la que me gusta, sino “la banda”, y deriva en partidismos, como si fuera un versus como los de partidos políticos, o los de soy de tal equipo de fútbol. Y es por ello mismo que quienes son los más sin identidad, los más simplones, los más fundamentalistas respecto a su verdad músical.. los wetaleros, quienes por mágica coincidencia son los más obsesionados con las poleras, el parche, el color de la ropa etc. en un intento mongólico de ser distinto uniformándose y pretendiendo representar algo más, compensar esa sustancia que saben que no ienen más que en su grasa abdominal.

    Me acordé de un programa del MTV típico en que seguían a no me acuerdo que banda en un tour en México (típico programa semireality) … y que en una parte los wnes se enojaban cuando veían Mexicanitos vendiendo poleras pirata de ellos. Ver eso me indignó. Cuál era la diferencia? El mismo logo feo pero no llegaba a sus bolsillos.

    Recuerden wetaleros ni siquiera sus ídolos se creen el cuento que ustedes defienden. ( Como prueba esta foto , léase cantando como una parte de mierda de One http://deography.com/wp-content/uploads/2009/04/bargains.jpg )

    Igual su polera loca una vez a las mil no es malo. Es el creer que simboliza algo lo aweonaitor.

  • CRYPY

    Yo uso poleras de grupo… lo siento, aceptenme asi.

  • Tanganathrash

    Al final el que le da importancia a que alguien lleve una polera de banda y le diga aweonao termina siendo tan aweonao como el que se pone una polera creyendo que eso lo hace más “true”. Al final son solo … Poleras.

  • Jano

    Debería empezar hablando qué poleras tengo y uso: Si la memoria no me falla, una de Weezer, una de Metallica (Master Of Puppets), otra de The Clash, una de N’Sync, y otras que deben estar por ahí. No me representan para nada, porque no soy fan ni de Metallica ni de N’Sync, tampoco le prendo velitas a Weezer, sólo a Clash los respeto y me gustan. Pero las poleras que tengo no expresan una filosofía de vida ni nada. Sólo me gusta usar poleras passteles y, como dice alguien de arriba, poleras que no se ven en las multitiendas. Me vería enfermo de kiuma con una polera rosada con esas imágenes de Jesucristo como posterizada, por lo que le aplico a la polera musical. Tampoco voy a gastar plata comprándome una nueva, prefiero ir a mi mercado Persa más cercano y pasar por hipster poblacional, cruzando los dedos para que ningún cuico hipster de verdad llegue y me quite mi yacimiento de poleras bacanes. A mí me da lo mismo el merchandising, si hay alguna polera bacán, gustoso la usaré. Creo también que está sobrevalorado el “Dime que escuchas y te diré quien eres”. Yo en mi U tuve compañeros que me apabullaron el primer día: hueones que, no sé, escuchaban a Amon Düul, Tangerine Dream, hueás así como espaciales. Y yo, llegué con mi angustia a lo Joy Division y Johnny Cash. Y claro, después se reveló que todos eran unos soberanos pelotudos que no tenían idea de nada. Pareciera que, meintras más extraña y recóndita es la música, más limitado es el cerebro de quien la escucha (No todos, claro), por lo que a la polera no le doy ninguna importancia. Claro, si veo a alguien con una polera de Toto o de Boston me voy a preocupar y a desenfundar mi psicoarma (Tuve poleras de ambos grupos y sufrí discriminación), pero, a las finales, SOMOH TODOH COMO AMIGOH, así que filo nomás. (Aunque daría un riñón por una polera de Bob Seger o Willie Nelson, del Tour del ’76)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: