Archivo mensual: marzo 2011

A veces hay que escuchar la voz del pueblo… (?)

Más de una vez he escuchado esa consigna tan fina que dice que “el artista se debe a su públicors”. Pero ¿es realmente así? ¿Es una parte importante de la pega del músico la relación que establezca con el público que lo sigue o acaso es sólo una pose inútil para congraciarse?

Veamos…

Continuar leyendo


Literalmente: grito y plata. El boom de las “Boy’s Bands”.

[Esto está basado en una historia real (la mía, conchetumares), que pueden conocer con detalles más escabrosos acá y acá.]

Continuar leyendo


Kosmische Musik ist für alle da: El Krautrock (!)

Bajo el término “Krautrock” (o “Kosmische Musik”) se agrupa de forma genérica a una serie de músicos de vanguardia -de las más diversas influencias- que se gestaron hacia mediados de los ’60 en la RFA (República Federal Alemana, o Alemania Occidental) y que tuvo su apogeo durante los años ’70.

Continuar leyendo


Del amor al odio (y viceversa): la música en publicidad.

La publicidad surge como industria junto a la sociedad de consumo. Su fin es, básicamente y en términos muy simples, persuadir a los consumidores y hacerles ver las ventajas de preferir un producto o marca determinada por sobre los otros presentes en el mercado. Productos y marcas que, por cierto, tienen como objetivo algún segmento de un público que ha sido subdividido para poder focalizarse y generar estrategias más efectivas de venta (los viejos, los jóvenes, los pobres, los ricos, los lindos, los feos, etc.).

Continuar leyendo


Sobre el virtuosismo técnico…

Me da vueltas en la cabeza hace rato el asunto del virtuosismo técnico en cuanto a la ejecución de la música popular. Es notable escuchar cómo, en algunos casos, llega a producirse una especie de carrera -tanto contra sí mismos como también contra otros músicos- para ver quién tiene la capacidad prodigiosa de tocar más notas por segundo o de hacer las combinaciones de notas más cercanas a lo imposible.

Continuar leyendo


El Placer Culpable

Es extraño el fenómeno de los “placeres culpables”. Es extraño no sólo como fenómeno, es decir, el hecho de que hay música que te da vergüenza escucharla pero que igual te gusta, sino además etimológicamente hablando. En otras palabras, ¿quién chucha puede encontrar placer en la culpa? Un masoquista nomás, asumo.

Continuar leyendo


Esta tarde vi llover…

El cielo está gris, comienza a llover en algunas partes de Santiago y yo, en un acto de ocurrencia de otro planeta, no encontré nada mejor que hacer el terrible de playlist con canciones alusivas a días grises y/o lluviosos. La “novedad”, eso sí, es que trate de no poner las típicas canciones, para ponerle un poco más de dificultad al asunto.

Continuar leyendo